¡¡¡Y ahora que!!!

Aunque estemos en momentos de caos, nuestra fe debe estar puesta en el Señor, no permitamos que los ataques espirituales y las situaciones por las que estamos pasando, el miedo, la incertidumbre, nos confundan y nos aparten de Dios. Debemos dar a conocer el amor de Jesucristo para que en los tiempos difíciles se puedan rescatar almas confundidas y necesitadas del amor y la paz que solo con el Señor tenemos.

Publicar un comentario