Nada es casualidad.

No podemos escondernos del propósito de Dios en nuestra vida, atendamos al llamado que nos hace el Señor y así reflejar un verdadero testimonio, comprometámonos realmente e invitemos a Jesus para que gobierne nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestra existencia…

Publicar un comentario